Pásame tu dieta

Alimentarse bien y sentirse a gusto.

Me toca añadir más hidratos.

Deja un comentario

Después de seis meses de que iniciara mi re-educación alimentaria y una vez logrado mi objetivo de bajar de peso (lo que en principio iban a ser ocho o nueve kilos se ha convertido en casi dieciocho) ha llegado el momento de enfrentarse a los hidratos de carbono en general con una perspectiva diferente.

hidratos

Una muestra de lo que he integrado en mi alimentación.

Ya he hablado de cómo me he sentido mejor física y anímicamente desde que eliminé de mi dieta diaria (dieta como forma de alimentación y no como “dieta de adelgazamiento”) los hidratos de carbono procesados. He manteniendo algunos de origen vegetal como la avena, la fruta, la verdura y la leche. He seguido haciendo ejercicio en el gimnasio con rutinas exigentes, he seguido practicando senderismo, piragüismo y otros “ismos” al mismo ritmo que cuando los ingería sin sentir que me faltaba ese aporte teóricamente imprescindible, ni las bajadas de glucosa que frecuentemente sufría. La cantidad de hidratos de carbono obtenidos del salvado de avena, de la fruta, la verdura y los lácteos desnatados han sido suficientes para mi actividad diaria. No he tenido ni un solo momento de ansiedad o necesidad de dulce (también es verdad que tampoco he sido nunca muy golosa, soy de las que entre un dulce de chocolate y una empanada gallega se inclina por la empanada). Sin embargo, sé que es más completa una alimentación con mayor variedad de hidratos, así que he decidido que serán; integrales, lo menos procesados posible, sin gluten y en raciones mucho más pequeñas de las habituales.

Estoy incluyendo en mi alimentación (orientada por la llamada fase de consolidación de la dieta Dukan, pero no exactamente igual), teniendo en cuenta que estoy evitando también el gluten (trigo y sus derivados):

  • Muesli natural e integral de copos de avena y frutas desecadas dos o tres veces a la semana tres cucharadas, añadidas a la leche o los yogures, especialmente en el desayuno (no de los procesados con azúcares de las marcas comerciales habituales).
  • Tortitas hechas a base de arroz, avena o maíz, tres o cuatro al día. He hecho también tres veces pan con harina de arroz, que la venden para celíacos, está muy bien pero todavía no lo tengo controlado como para poner una receta definitiva, digamos que estoy en fase beta. Cuando me sale bueno lo tuesto en rebanadas y uso tres o cuatro porciones al día de ese pan. Cuando lo perfeccione lo cuento, aunque en la red hay muchas páginas con recetas sin gluten (por ejemplo una que me gusta mucho es http://celiaquines.blogspot.com.es/)
  • Dos raciones a la semana de 50 gramos en crudo de feculentos como: pasta alimentaria (integral, de arroz o de maíz), lentejas, papas y arroz integral.

Como ya he dicho que la dieta Dukan la uso sólo como guía, no estoy siguiendo su consigna de “dos comidas de gala a la semana” que incluiría cualquier tipo de alimento dos comidas independientes como una cena un día y un almuerzo otro día. No me hace falta, disfruto mucho con mi nueva alimentación y no siento la necesidad de desbocarme dos veces por semana. En su lugar me permito una pequeña transgresión una vez al mes aproximadamente coincidiendo con los eventos cumpleañeros de mi familia y amigos, aunque ya para siempre los dulces están proscritos, suelo probar una pequeña cantidad de la tarta y aprovecho todo lo que sea “comestible” para mí hasta saciarme.

Tampoco sigo la práctica de un día de proteína pura a la semana, porque mi experiencia me ha demostrado que no es necesario privarse de la fruta y la verdura.

Por cierto, como sigo leyendo y estudiando sobre dietas bajas en hidratos de carbono he dado con una página muy completa sobre ese grupo de nutrientes, por si interesa dejo el enlace aquí. También he encontrado referencias a un libro que se llama “Método LOGI” basado en los alimentos de bajo índice glucémico, a primera vista parece que es exactamente lo mismo que yo me he planteado así que voy a hacerme con él y ya contaré todo lo nuevo que aprenda.

Realmente, voy a tomar algún hidrato más por incluir mayor variedad en mis comidas porque, de verdad de la buena que no lo echo de menos.

PD: Esta semana una jovencita preciosa con un cuerpo ideal me dijo – “¡Quiero ser tan delgada como tú! ¿Qué tengo que hacer?”….- jajajaja ¿¿Yo??…¡pero si yo soy gorda! Fue mi reacción inmediata. Y es que cambiar el concepto de uno mismo es más que observar que has bajado tres tallas y que tu IMC es 23, la cabeza necesita más tiempo para confirmar que estás delgada/o…y menos mal, de otra forma me relajaría y perdería el sendero en el que me encuentro.

Anuncios

Autor: Pásametudieta

Me llamo Rosi, he librado una batalla contra el sobrepeso y he ganado. En mi blog cuento mi experiencia por si puede ayudar a alguien. De paso hago acopio de información interesante sobre alimentación y la comparto bajo mi punto de vista. Todo el material original contenido en este blog pertenece a © 2013 pasametudieta.wordpress.com

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s