Pásame tu dieta

Alimentarse bien y sentirse a gusto.

Si las dietas funcionaran todos seríamos delgados.

3 comentarios

Que suerte tener amigos/as que me hacen llegar material como este vídeo que comparto hoy contigo. Cuando lo vi me gustó la forma de expresar aquellas cosas que, todas las personas que hemos vivido a dieta toda nuestra vida, debemos oír de otros para convencernos de que lo mejor es averiguar nuestro punto débil y, una vez descubierto, atacar implacablemente pero no en una batalla sino en una guerra larga en la que ganamos nosotros/as. Yo descubrí que mi punto débil eran los hidratos de carbono, sé que muchos de quienes me siguen han descubierto que el suyo también lo era y han conseguido ponerlo a raya. Todos/as no engordamos por las mismas causas y existen muchas alteraciones metabólicas que pueden hacer la guerra muy complicada pero, con la ayuda adecuada, todos/as podemos conseguir, al menos, estar lo más saludables y lo más conformes posible con nuestras limitaciones.

 

La ponente del vídeo (en inglés con subtítulos), que dura doce minutos que no se hacen largos para nada, es una neurocientífica americana llamada Sandra Aamodt (su página web es http://www.sandraaamodt.com/). En él confirma cómo el hecho de hacer “dieta” desde la infancia es una de las causas de obesidad en el adulto. Su alternativa consiste en dejar de hacer dieta como forma de pasar hambre y escasez de nutrientes y aprender a ser más cuidadosos con la comida para conseguir una pérdida de peso razonable y definitiva.  Relaciona las pérdidas de peso muy grandes con la respuesta del cuerpo ante el hambre sufrida durante el periodo de dieta, razón de la rápida recuperación del peso perdido una vez que se recupera una alimentación con más carga energética. Precisamente este es un punto clave para mí y para mi experiencia. Después de un año manteniendo mi menor peso estoy convencida de que no he recuperado ni un kilo porque no he hecho dieta, no he pasado hambre y mi cuerpo no ha interpretado la pérdida de 20Kg como una situación peligrosa que tenga que compensar.

Como se dice en el video, como cuando tengo hambre y lo hago hasta saciarme. Claro está que si comiera pizza, pan, pasta, dulces o alimentos procesados cuando tengo hambre la consecuencia sería la obesidad mórbida. Se trata de comer alimentos naturales, con baja carga glucémica pero plenamente satisfactorios. Y disfrutar comiendo, no me vale la pena tomar una ración de arroz pensando en cómo compensarlo, vale más tomar una pequeña guarnición de éste en un gran plato de verdura y proteína.

Esta parte guarda relación con la mención que hace a la clasificación de la forma de comer de las personas según los psicólogos en dos grupos:

  1. Comedores intuitivos: los que basan su alimentación en la sensación de hambre.
  2. Comedores controlados: los que tratan de controlar su ingesta.

Es importante tener en cuenta que en este caso el “hambre” se refiere a la necesidad de energía y no a otras causas de hambre como pueden ser la inducción publicitaria a comer o el antojo.

Siguiendo esta argumentación las personas “comedoras controladas” (entre las que me incluía hasta que me invadieron los Aliens, cuando veas el video sabrás a qué me refiero) tenemos más riesgo de sobrepeso y de otros trastornos alimentarios. Estoy de acuerdo y creo que por fin me he convertido después de un año y medio en una comedora intuitiva. Comparto su visión de que tras una limitación excesiva, una pequeña transgresión puede llevar a un atracón, por eso defiendo que una vez superada la parte crítica, el mínimo de peso que queremos perder, hay que comer alguna vez aunque no tengamos hambre, un pequeño capricho, para no sentir que estamos a dieta por el hecho de eliminar ciertos productos que, para lo bueno y para lo malo, están ricos.

Una de las críticas que se han hecho a este vídeo (que las hay) es que no menciona la necesidad de restringir ciertos productos (de los que venimos hablando en este blog  tú y yo desde el principio) para conseguir una alimentación sana que favorezca la pérdida de peso independientemente de la cantidad que se coma. Los que hacen esta crítica no se han fijado en la cesta de los alimentos que ella llama saludables, hay casos en los que las palabras sobran. El vídeo no habla sobre alimentos, pautas o recomendaciones dietéticas. Habla sobre los riesgos de vivir a dieta y sobre las situaciones que hay que evitar para prevenir la ganancia de peso en lugar de luchar para perderlo.

Y lo que más me ha gustado es una de las frases del final, que he elegido como título y que cada vez está más clara en el mundo académico internacional. Si las dietas funcionaran todos seríamos delgados.

Espero que a ti también te invada un Alien.

Anuncios

Autor: Pásametudieta

Me llamo Rosi, he librado una batalla contra el sobrepeso y he ganado. En mi blog cuento mi experiencia por si puede ayudar a alguien. De paso hago acopio de información interesante sobre alimentación y la comparto bajo mi punto de vista. Todo el material original contenido en este blog pertenece a © 2013 pasametudieta.wordpress.com

3 pensamientos en “Si las dietas funcionaran todos seríamos delgados.

  1. Hola Rosi,
    eres demasiado generosa. El enfoque del vídeo es flojete. Con tus matices lo conviertes en algo mucho más útil y acertado. Pero el vídeo, tal cual lo veo yo, lanza el mensaje de “no hagas dieta, no pases hambre y no te preocupes por cuánto comes”. Ese mensaje poco ayuda a la gente que quiere bajar de peso. Más vale que te lean a ti y dejen de ver ese vídeo 🙂
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias por el cumplido Vicente, creo que lo más destacable de la ponencia es el hecho de desmitificar el concepto de “estar a dieta”. Creo que ,si en nuestra adolescencia no hubiéramos estado sometidos/as a tanta presión , probablemente en nuestra edad adulta no habríamos desarrollado tal grado de bloqueo mental respecto de la comida. Probablemente yo no habría ganado tanto peso tantas veces y/o me habría sido más fácil perderlo si no hubiera pensado tanto en ello. Por eso creo que ,incluso ahora , es más importante plantearse una buena alimentación a largo plazo (tan largo como toda la vida) para no tener que volver a hacer dieta.
      Gracias otra vez por tus comentarios, son muy productivos.
      Abrazos.

      Me gusta

      • Hola Rosi,
        sin ánimo de discutir 🙂

        Si comes lo correcto hay dos consecuencias: no hace falta pensar en la comida y llegas a un peso que te gusta (adelgazando o manteniendo).

        Pero eso no quiere decir que dejar de pensar en la comida te vaya a llevar al peso que te gustaría tener.

        En el vídeo se centran en dejar de pensar en la comida (¡error!). Tú dices que la clave es “una buena alimentación a largo plazo” (¡eso sí!). Y no es una frase vacía porque sabes decir cuál es esa alimentación.

        Por mucho a que a mí hace un par de años me hubieran dicho que no me preocupara por la comida, no me habría servido de nada.
        Un abrazo

        Le gusta a 1 persona

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s